Vibraciones en edificaciones

Vibraciones en edificaciones

¿Alguna vez te has desconcentrado mientras trabajabas por un ruido molesto? Este puede estar provocado por una vibración en el edificio en el que te encontrabas. Las vibraciones en edificaciones de diferentes tipos son un fenómeno bastante popular últimamente. A continuación, trataremos de explicar en detalle qué son, cómo se provocan y cómo se pueden medir. Así que, ¡vamos a ello!

¿Qué son las vibraciones en edificaciones?

La vibración es la acción y el efecto de vibrar. Cada movimiento vibratorio que se encuentra en un edificio está causado por una fuente externa al edificio. Habitualmente, este tipo de movimientos provocan una serie de sonidos poco agradables para las personas. El ruido es una parte de la energía de la vibración que se transforma por variaciones de presión.

Algunas de las características principales de las vibraciones son su amplitud y su frecuencia. La amplitud de la vibración es la intensidad de la misma, mientras que la frecuencia es el número de veces que se repite el movimiento vibratorio.

¿Cómo se originan las vibraciones en edificaciones?

Todas las edificaciones pueden sufrir vibraciones. Estas se originan por diferentes causas. Entre ellas, puede ser el tráfico externo, por ejemplo, si cerca de tu edificio pasa la línea del metro. Tu edificio también puede verse afectado debido al tráfico aéreo o viario. El viento es otra de las causas que pueden provocar un movimiento de este tipo.

Muy a menudo, la edificación puede estar expuesta a vibraciones provocadas por maquinaria industrial, en caso de que se están haciendo reformas, o por diferentes electrodomésticos de gran potencia y tamaño más voluminoso.

¿Qué tipos de vibraciones existen?

En función de la fuente que produce las vibraciones externas de la edificación, se distinguen tres principales tipos:

  • Originadas por procesos continuos, como pueden ser las diferentes industrias.
  • Producidas por actividades intermitentes permanentes, por ejemplo, el tráfico.
  • Activadas por acciones no permanentes o de una duración exacta, como, por ejemplo, la construcción.

Todas ellas producen ruidos con los que estamos obligados a convivir y, por ende, pueden influir de una manera negativa en nuestras vidas privadas o profesionales.

¿Cómo se pueden medir las vibraciones en edificios?

Para medir la amplitud y la frecuencia de las vibraciones se utiliza el vibrómetro. Por otro lado, para poder conocer el nivel de ruido que provocan estas, es necesaria la medición acústica. Para ello, se utilizan distintos instrumentos y aparatos, como el sonómetro o el acelerómetro.

En conclusión, tenemos que destacar que tanto las vibraciones en edificaciones como los ruidos producidos por ellas son acontecimientos que ocurren en nuestro día a día. Por esto, es imprescindible estar atentos a cualquier movimiento o ruido extraño. Y, por supuesto, en estos casos, tenemos que buscar la ayuda de un profesional para poder solucionarlo.

Sin comentarios

Añadir un comentario