Insonorización en los estudios de grabación

Insonorización en los estudios de grabación

La insonorización en los estudios de grabación es un proceso que nos facilita obtener la mejor calidad de sonido posible. Ahora bien, ¿es necesario que lo llevemos a cabo en todos los casos? La respuesta es que depende de múltiples factores, como las características de la estancia donde se ubique el estudio, sus dimensiones, la posición en la que coloquemos los micrófonos...

Nos va a permitir aislar el espacio del ruido exterior y absorber el exceso de sonido ambiente para que nuestras grabaciones suenen mejor. El objetivo es que todas esas señales acústicas que se escapan a nuestro control y, potencialmente, pueden llegar a arruinar nuestro trabajo influyan lo mínimo y no afecten en absoluto al resultado final.

¿Qué métodos podemos utilizar para insonorizar estos espacios?

Para insonorizar estos espacios, lo ideal es valernos de la combinación de cuatro tácticas, que son añadir masa y densidad a las paredes, disipar la energía cinética de las ondas de sonido mediante su atenuación, bloquear su transmisión aislando los puntos de contacto a través de un proceso de disociación y sellar las aperturas y los huecos de la habitación por donde pueda colarse el ruido.

De este modo, las interferencias del exterior serán mínimas, pero ¿cómo impedir que el sonido de nuestros equipos electrónicos o aparatos de aire acondicionado estropee las grabaciones? A veces nuestro peor enemigo, sin darnos cuenta, lo tenemos dentro del propio estudio. Por eso, la solución pasa por mantener la máxima separación entre el ordenador y el micrófono, así como por utilizar elementos como soportes para PC, cajas de aislamiento, amortiguadores de sonido, etcétera.

Elementos para insonorizar y garantizar un buen aislamiento acústico

En el mercado podemos encontrar numerosos productos de gran utilidad para alcanzar un óptimo nivel de insonorización en los estudios de grabación. Soluciones acústicas, como paneles de vinilo cargado (MLV); y componentes de atenuación, como pegamentos, aislantes de goma, masilla acústica, juntas de espuma, burletes, tacos y capas aislantes, canales elásticos...

Cada caso precisa una actuación determinada, pero una de las alternativas más utilizadas pasa por construir suelos flotantes y paredes dobles para bloquear el sonido. Esta técnica es aun más efectiva si añadimos material de aislamiento en los huecos (por ejemplo, fibra de vidrio y lana mineral o de roca ). También es habitual forrar las paredes con espuma acústica en forma de cuña o pirámide.

¿Qué otras opciones nos ofrece el mercado para alcanzar un nivel de insonorización profesional? Con la instalación de silenciadores de absorción, puertas acústicas o paneles para cerramientos podemos podemos lograrlo de manera efectiva.

En cualquier caso, a modo de conclusión, hemos de destacar que lo más recomendable es ponerse en manos de profesionales como los que trabajamos en DSEingeniería, donde ofrecemos a nuestros clientes un servicio integral. La insonorización en los estudios de grabación es un proceso a completar por manos expertas.

Sin comentarios

Añadir un comentario