¿Qué es y para qué sirven las auditorías acústicas?

Una auditoría acústica se ejecuta con el objetivo de determinar el estado acústico de una actividad al comienzo de la misma, así como de forma periódica con el objetivo de comprobar si se están cumpliendo los requisitos acústicos marcados por la normativa de aplicación en cada caso.

De ahí que puedan diferir de una Comunidad Autónoma a otra.

¿Qué casos requieren de auditorías acústicas?

Los ejemplos de las actividades que precisan de una auditoría acústica son variados, desde locales comerciales como clínicas de belleza o de odontología, servicios de lavandería, establecimientos de alimentación, cafeterías o bares, pubs o locales con música amplificada y por supuesto, las discotecas como actividades más críticas.

Además, a esto debemos sumar las actividades industriales que puedan encontrarse en las ciudades o en los polígonos industriales y que puedan afectar igualmente a las viviendas que se hallen en zonas colindantes.

Las actividades que se lleven a cabo en recintos aislados y que no sean colindantes con recintos de uso residencial no implica que dichas fábricas no precisen de una auditoría de este tipo como tal.

Sin embargo, en este punto la auditoría deberá presentar unos niveles sonoros de transmisión al exterior, en el linde de la parcela, sin que sea necesario evaluar los aislamientos acústicos respecto de las viviendas.

Solicítanos información sin compromiso

🔊

Realizamos auditorías acústicas, DSE Ingeniería

Y todo ello se encamina en la dirección del cumplimiento del estudio y del estado acústico, para prevenir problemas o multas en un último extremo. De este modo, las auditorías acústicas tendrán que llevarse a cabo antes del comienzo del ejercicio de la actividad y al menos, una vez cada 5 años, siempre que así quede establecido en el procedimiento que evalúe el estudio acústico.

De este modo, esta auditoría tendrá que ser ejecutada por una entidad acreditada. En el extremo contrario, no disponer de esta auditoría referente a la actividad que se esté realizando podría conllevar a una sanción importante para el titular de dicha actividad.

Como vemos, las mediciones acústicas llevadas a cabo en este tipo de auditorías son necesarias en tanto que deben tenerse los certificados pertinentes para llevar a cabo las labores propias de la actividad, a fin de evitar problemas y posibles sanciones que puedan llegar si no se tienen los permisos correspondientes.

¿Por qué esperar a solicitar una medición y exponerse a sanciones?

Ponte en contacto con nosotros y solicita información sin compromiso.